Unión, el hogar del goleador Enrique Triverio

Unión, el hogar del goleador Enrique Triverio

Suma 9 tantos y comparte la cima de la tabla de artilleros con Marco Ruben; convertido en ídolo durante el ascenso, emigraría en breve. SANTA FE.- El fútbol sabe de estas cosas. De futbolistas que surgen casi de la nada, pero que un día se ubican en el club acertado, en el momento oportuno, son estrellas porque brillan con luz propia y atrapan al hincha y al futbolero que sin ser hincha de ese club reconoce sus virtudes. Uno no puede dejar de advertir que Enrique Kike Luis Triverio, goleador de Unión de Santa Fe y del campeonato, es uno de esos ejemplos. ¿Por qué? Porque da la sensación de que Triverio encontró en Unión su lugar en el mundo. Da en la cancha tanto como recibe en afecto de su gente, y va en camino de sumarse a los ídolos tatengues de las últimas épocas, como el Beto Acosta, Ricardo Altamirano, Nery Pumpido y el propio técnico de hoy, Leonardo Madelón. Los hinchas dicen que tiene fibra de goleador. Los que analizan su labor coinciden en explicar que tiene virtudes de gran jugador, de los que aparecen cada vez menos en la Argentina. Por ejemplo: siendo delantero de área, Kike es el primer defensor (recuperador), el hombre que intenta frenar la salida del adversario cuando Unión no concreta en el área adversaria; Kike es el que mayor despliegue realiza de tres cuartos de campo hacia el área adversaria... y además convierte goles. Cualquiera podría decir: "Qué más se le puede pedir". Triverio sabe que sin su esfuerzo para correr adversarios hasta la mitad de la cancha, les terminará complicando el panorama a los volantes. Pero también se muestra como el hombre que tiene panorama para jugar. Se muestra y obliga a sus compañeros a ofrecerse para una jugada ofensiva. Lo que mejor hace es lo letal que resulta en el área del rival de turno. Parece sentirse cómodo. Y como todo jugador ávido del resultado favorable, encara y define. Tiene particularidades que sorprenden a los entendidos, como la fortaleza para arremeter y no morir en el intento ante defensores que han comenzado a conocer sus virtudes, y ante arqueros que sufren sus virtudes ante defensores que al menor error lo ven festejando. Triverio, nacido en Aldao, departamento San Lorenzo, al sur de la provincia, el último día del año 1988, comenzó su carrera como futbolista en 2008, en Unión de Sunchales. Estuvo tres años en el fútbol de la Liga Rafaelina, hasta que emigró y en los dos años siguientes vistió la camiseta de Gimnasia y Esgrima de Jujuy. En la temporada 2012/13 pasó a Juventud Antoniana de Salta, donde disputó 37 partidos y convirtió 13 goles. Posteriormente arribó a Argentinos Juniors, de la mano de Ricardo Caruso Lombardi. En el Bicho actuó en 2013, donde se desempeñó en 11 encuentros y marcó un tanto. En el primer semestre de 2014 se sumó a Defensa y Justicia, donde formó parte del plantel que logró el ascenso a Primera División. En el Halcón de Varela estuvo presente en 15 ocasiones (ocho como titular) y convirtió dos goles. A mediados de 2014 se incorporó a Unión de Santa Fe, a préstamo por 18 meses. Allí se reencontró con Claudio Guerra, con quien había compartido plantel en Defensa y Justicia, y juntos formaron una pareja ofensiva letal que llevó al Tatengue a Primera División varias fechas antes de la finalización del torneo. Además, junto a Ignacio Malcorra, fueron los únicos dos jugadores que estuvieron presentes en todos los partidos del certamen. Desde que comenzó a mostrarse como goleador, en Juventud Antoniana de Salta, totaliza 37 tantos. Hoy lleva convertidos 9 goles. Lo curioso es que, de ese total, cinco fueron convertidos en dos cotejos -tres contra Quilmes y dos el sábado último, contra Crucero del Norte-. Pero también la estadística aporta un dato de interés. Triverio fue expulsado en el cotejo en que Unión derrotó por 1-0 a Vélez, por un codazo a Fabián Cubero. El Tribunal de Disciplina de la AFA lo sancionó con dos fechas de suspensión. En esos dos encuentros en los que estuvo ausente, Unión perdió como visitante por 2-0 en Rosario, frente a Newell's Old Boys, y el siguiente tropezó 1-0 como local frente a Sarmiento de Junín. Cuando volvió, ante Quilmes (fecha 10»), ratificó con tres goles que es la estrella que ilumina a Unión. ¿Es demasiado pensar que Unión es "Triveriodependiente"? Los que participan de la intimidad del plantel resaltan que se está en presencia de un jugador que no parece tener techo. Pero ¿hasta cuándo lo podrá seguir disfrutando el simpatizante tatengue? Lo concreto es que Unión adquirió el 50 por ciento del pase de Triverio, una negociación que se cerró a comienzos de año. Actualmente, rige un contrato con vigencia hasta fines de 2018. Hace algunas semanas, Racing mostró interés por sus servicios para ocupar la vacante generada por la lesión de Carlos Núñez. La cláusula de rescisión se fijó en 1,7 millones de dólares. Finalmente, Racing desistió. Lo que está claro es que Triverio, la joya de Unión, podría emigrar. Dirigentes consultados sostienen que, si en junio aparecen interesados, van a escuchar ofertas (del fútbol local y del exterior). "El momento de una transferencia es hoy. Nadie asegura que será mejor el año que viene. Y nosotros tenemos que defender el patrimonio del club", dijo un vocero. Tan claro como sencillo de interpretar

Fuente: 
José E. Bordón | Para canchallena.com