Se escapó en 10 minutos

Se escapó en 10 minutos

Lo que jugó Unión hasta la mitad del segundo tiempo es un camino para recorrer, aunque faltó definición. El Tatengue reservó a la mayoría de los jugadores titulares para enfrentar a River. Leonardo Madelón plantó un equipo con una táctica precisa y vio el partido desde las gradas. Todo cambió en 10 minutos a partir de los 31 del segundo tiempo.

Unión se acomodó enseguida, ágil y firme con un Nicolás Andereggen que le complicó la vida a la retaguardia de Tigre y con Manuel De Iriondo y Mauro Pittón que les cerraron los caminos al mediocampo rival. Una de Bruno Pittón y otra de Guido Vadalá se fueron afuera en el primer tiempo y por eso hubo que esperar hasta los 34 para que el cabezazo de Ema Britez, con técnica y guapeza, ponga el 1 a 0 parcial.

El comienzo del segundo tiempo fue una continuidad. El Tatengue dominó, jugó mejor y buscó, pero nunca pudo volver a marcar y en el fútbol, dicen los que saben, a veces eso tiene un costo muy alto. Poco antes de los 20 del complemento se le retobó el gemelo a De Iriondo que tuvo que salir y después de los 22 llegaron las primeras más claras para el local.

Los 10 minutos para el olvido iniciaron a los 31. Segundos antes Nereo Fernández la mandó al córner. Desde ese tiro de esquina, Erik Godoy conectó el centro desviado en el primer palo y marcó la igualdad. Unión se perdió y un defensor del Tate volvió a tocar la pelota con la mano adentro del área; en esta oportunidad fue Britez a los 36. Penal y expulsión; Luna a los 38 exactos convirtió el error en gol. A los 41, el delantero del Matador repitió desde los 12 pasos, después de que el ingresado Martín Rolle le operara la rodilla a un rival adentro del área.

Tigre nunca fue superior a no ser por esos pocos minutos y su triunfo parece injustificado. Entre las diferencias habrá que decir que aprovechó las que tuvo. De todos modos, este equipo alternativo de Unión jugó un gran partido y aunque le falta, tiene un camino para recorrer. Ahora solo hay que esperar al jueves, con la ansiedad propia que genera este encuentro, uno de los más importantes de Unión en su historia, cuando enfrente a River por Copa Argentina. 

 

Pablo Felizia/Octubre 2016 - Filial 29 de Julio - Paraná/Entre Ríos