Más Loco Marzo y menos camarilla

Más Loco Marzo y menos camarilla

Cuando el Loco Marzo entraba a la cancha, para los hinchas de Unión había una tranquilidad. Eso no lo entienden los simpatizantes de otros clubes. Podía darse o no, se podía ganar o perder, pero no iba a encontrarse en este jugador ninguna displicencia. Si la pelota le llegaba limpia o sucia, alta o baja, el hombre con un par de movimientos se acomodaba un poco y las probabilidades de gol aumentaban. Era goleador de oficio, esa era su tarea, su trabajo, la manera en que paraba la olla en su casa. Es lo que transmite cada vez que habla de fútbol. No importaba el momento del partido, si recién empezaba o estaba en los últimos segundos finales. Quien dude, puede ver partidos de hace años en Internet y se encontrará con que este muchacho jugaba de igual a igual contra quien sea. Cuando decimos que Unión es grande por su gente, también pensamos en deportistas como este paranaense.

Ni hace falta aclarar que no es un momento fácil. La última derrota duele menos que una idea de juego que privilegia la pelota aérea, la marca floja y un trote a veces más lento en algunos. Y a uno se le viene enseguida ese otra frase tan nuestra, esa que no nos hace hinchas de los resultados. El que mira fútbol sabe que no hay salida, si nadie agarra la pelota medio segundo y levanta la cabeza para dar un pase limpio, para intentar armar una jugada.

El equipo volvió a los entrenamientos el martes. El sábado enfrentaremos a Vélez. Después vendrá Patronato que está agrandado. Zárate y Pitton están lesionados, uno en el codo y el otro en el hombro. Hablan de Lucas Pruzzo, tiran ese nombre, tratan de instalarlo. Tiene 22, nació zurdo y lo alentaremos si le toca ingresar. También hablan de cambios de esquema y de todas esas cosas que se dicen cuando el juego no anda. De los 12 partidos de Pumpido (Jr.) hubo cuatro triunfos, pero solo uno fue en esta nueva etapa.

Habrá que decir que el paleta del árbitro nos cobró un penal que al revés, en nuestros 110 años de historia, nunca tuvimos la suerte. También, que el penal que nos cambió por tiro libre hubiera permitido una crónica distinta. Y que el segundo gol de ellos fue en posición adelantada, tanto que el delantero, en lugar de preocuparse por los defensores Tatengues, miró al asistente previo a enfrentar a Nereo. En la repetición del video, el gesto lo confirma. 

En estos días hubo rumores de reuniones que después se desmintieron, declaraciones de jugadores históricos y hasta posteos en Internet que quizás no ayudaron mucho, pero también aportaron algunas cuotas de verdad. Lo cierto es que ese Unión del final de la temporada pasada y hasta ese que enfrentó a River, está lejos de este último contra Defensa y Justicia. ¿Qué te pasó Juan Pablo? ¿Cuánto se te corrió eso de la pelota en el piso?

En momentos como este, somos miles los hinchas del club que necesitamos más hombres como el Loco Marzo en nuestra institución y menos camarilla, menos arribismo. Necesitamos volver a jugar a la pelota. Y cuanto antes.