Gargantas intactas en el clásico Unión-Colón

Gargantas intactas en el clásico Unión-Colón

Nuevamente empataron 0 a 0. La imprecisión y la falta de juego fueron los protagonistas. En el local fue expulsado Emanuel Brítez. Los santafesinos deberán postergar sus festejos hasta el próximo derby.

Faltaba una hora y media para el pitazo inicial y en el 15 de abril ya se vivía clima de partido. Ni hablar mientras la pelota rodó. Una multitud cargada de expectativas esperaba ansiosa de goles y buen fútbol. Lamentablemente, el final fue el mismo que hace tres fechas en el estadio Brigadier López. Nuevamente las redes quedaron intactas y los santafesinos con ganas de gritar gol con todas sus fuerzas.

Quienes dieron de hablar en la previa fueron ambos directores técnicos con sus cambios. Por el lado del visitante, Darío Franco sacó a Pablo Vegetti, su delantero de área, para en su lugar agregar otro mediocampista. Mientras que Madelón, sentó en el banco de suplentes a Lucas Gamba, titular desde el comienzo del torneo. Además, decidió alinear entre los once por primera vez en la segunda ronda al paranaense Fausto “el memo” Montero. Seguramente su exitosa experiencia ante el sabalero, a quien le convirtió en el recordado 2-0 de 2011 en el “cementerio de los elefantes”, pesó a la hora de apostar por él.

Sin lugar a dudas, ninguno de los dos plasmó el juego que deseaba. Con un transcurso por momentos muy cortado, la imprecisión se hizo presente en ambos equipos. Colón con un poblado mediocampo no logró unir esas fuerzas en el ataque y el tatengue no supo abastecer a sus hombres de punta. La gran apuesta de los rojiblancos era aprovechar una de sus especialidades: la pelota parada. A pesar de contar con varios tiros libres, no logró hacer daño en el área de Brown.

La mala noticia para el local llegó a los 13 minutos del complemento. El árbitro, Darío Herrera, le mostró la segunda amarilla a Emanuel Brítez, lo que dejaba con 10 a Unión con mucho por jugar. Por ende, era de esperar las envestidas, sin ser contundentes, de los sabaleros. Ataques que Nereo Fernández desactivó con seguridad.

Sin embargo, el tatengue no se resignó y continuó intentando. Generó peligro, pero no concretó. Así, ambos se fueron con las manos vacías. Colón que necesitaba los puntos para no acercarse al descenso. Mientras que Unión quería acercarse a la liguilla pre sudamericana. Un nuevo derby pasó y la paridad continúa. Santafesinos deberán esperar para volver a festejar.

Fuente: 
Sebastián Lautaro Casse